La boda de P + F: Una boda tradicional Balinesa

23.3.12

Buenos días! Para el día de hoy tenemos algo muy especial que contaros. Hemos reservado este Real  Friday para enseñaros una boda tradicional balinesa en la que el novio nos cuenta en primera persona su propia experiencia.

Frederic Quintilla es un diseñador de moda catalán que lleva años dedicánose al mundo de la moda. Sus diseños: desde gabanes y vestidos de seda a abrigos de terciopelo, se fabrican en Vietnam y en Bali, donde ha viajado mucho durante los últimos años. Y fue en uno de esos viajes cuando Frederic conoció a su futura mujer Puriani. Se enamoraron y al cabo de un tiempo decidieron casarse allí mismo en Bali, de la manera tradicional balinesa.

Ahora el feliz matrimonio vive en Bali, Frederic ha dejado su casa en Catalunya para trasladarse a la tierra de su esposa Puriani, en Bali, y vivien allí siguiendo el estilo de vida balinés. Allí tienen una pequeña tienda de moda y también exportan sus prendas a España. En los últimos años fue precisamente  Jenny, la otra mitad de MissMrs, quien se ha encargado de comercializar los diseños de Frederic Quintilla en Barcelona.

Las bodas en otros países y sobretodo en países exóticos son algo que solemos ver de lejos, pero hoy con el testimonio del propio novio podrés difrutar de la historia contada en primera persona... Seguro que fue una experiencia inolvidable....

"Al igual que en otras partes, una boda en Bali puede tener muchas variantes. La convencional suele durar 3 días en jornadas espaciadas en el tiempo.
La nuestra fue sencilla.

Primero fue la visita a la familia de la novia: aceptación del padre, ya que en Bali, la mujer, al casarse, deja a su familia para integrarse en la del marido.
Viviendo sus padres en una zona rural, de las más alejadas de la capital de la isla, todo acontecimiento cuenta siempre con la participación de los vecinos -multitud-; los niños en primera fila, los adultos ocupando cualquier espacio libre, y los ancianos alternando ambos laterales. 
Y heme allí, en algo para nuestra mentalidad tan íntimo, exponiendo mis deseos y razones a cuantos y cuantas quisieran escucharlos. En el fondo tiene algo de palaciego; pues, aunque sentado en el suelo sobre estora de bamboo, exponerse al veredicto popular, sobre algo tan definitorio del propio futuro como es el casarse, es, cuanto menos, principesco. Así me he sentido siempre en Bali desde aquel día. Tal eres, tal tienes; tal das, tal recibes.


Tiempo después tuvo lugar la siguiente experiencia, que fue la más apasionante para mí: tras un par de horas de mantras y rituales oficiados por un "Mancu"-, al aire libre, bajo las estrellas, llegó el momento.
Mi futura esposa se retiró a su habitación, la ceremonia se había celebrado en el patio de la casa de sus padres como no, rodeados de todos los familares y vecinos; me hicieron poner de pie en medio del camino que pasa junto a la casa, mirando al Norte, con una pequeña estructura de cañas elevada junto a mis talones, en ella se sostenía una sartén con un huevo dentro, me dieron un pajarillo, que acuné en mis manos y fuí instruído de la siguiente manera: "no debes girarte bajo ningún concepto, golpea con un pie todo lo fuerte que puedas hacia atrás (debes romper el huevo), luego suelta el polluelo, y, siempre sin mirar atrás ve a buscar a la ya, a partir de ese momento, tu esposa".
Poco después, uno de sus hermanos vino a confirmarnos, que el huevo se había no sólo roto, sino casi desintegrado, tal fue el impetu de la despedida a mi vida pasada, y la bienvenida a una nueva, que se elevó en el vuelo de un pajarillo hacia el devenir.

Hay más detalles a recordar, como la fiesta posterior: Tras trinchar algunos cerdos con la ayuda de los familiares y los invitados o no, y siempre bienvenidos vecinos, fueron ensartando en cañitas de bamboo la carne macerada con especias, para asarla en las brasas; ¿la bebida?, aguardiente de palma de alambique casero endulzado con miel, y ....felices sueños.

Al día siguiente, más ceremonias en el templo familiar, y nuestra escapada al mediodía hacia la costa, donde descansar contemplando el ocaso rodeados de bouganvilias."











¿Qué os ha parecido esta boda balinesa? A mi me emociona mucho leer la experiencia del novio en primera persona, seguro que casarse en otro país con una cultura totalmente diferente a la nuestra debe ser algo muy emocionante.

¿Habéis asisitido alguna vez a una boda exótica?


Síguenos en Facebook | Twitter | Bloglovin' | Pinterest

5 comentarios:

  1. Exòtica ho és un rato... No sé jo si això de trinxar el porc el dia de la teva boda s'extendria aquí... Jajaja!
    De moment, les meves experiències són més locals... Com a molt he vist trinxar un pastís! :)
    Petons!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje jo tampoc he assistit a cap boda d'aquest calibre però em sembla molt interessant veure com ho celebren diferent a cada lloc! Lo del porc imagino que deu ser algo típic allà...

      Eliminar
  2. Qué curioso! Me ha gustado ver como es una típica boda balinesa, des de la ceremonia hasta el vestuario.

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí es curioso... Y tan diferente!

      Eliminar
  3. ¡Precioso!... Una boda es una boda, y las emociones se viven de forma muy parecida en las distintas culturas.
    http://www.fotoestudio.es

    ResponderEliminar

Queremos saber tu opinión!